Sentence

This sentence is part of El lobo y el cordero .

Por cierto, respondió el cordero, que aun no era yo nacido.
Pues sin duda, concluyó el lobo, fue tu padre el que me injurió,
y así, habiéndole arrebatado, le despedazó con muerte injusta.
Added by marcanuy.